Empecemos por lo primero, ¿qué es el famoso Punto de Equilibrio? Es el volumen de negocio que genera los ingresos suficientes para cubrir todos tus costos (tanto fijos como variables), básicamente no ver más numeritos rojos a la hora de pasar la raya a fin de mes.

Una vez calculado este punto deberían preguntarse lo siguiente:

  • ¿Cuándo espero llegar a este punto?
  • ¿Los precios y los costos están en línea para llegar a este punto en un horizonte temporal razonable?
  • Como resultado, ¿el negocio es rentable?

Antes de calcular el Punto de Equilibrio repasemos algunos conceptos:

  • Costos fijos: son los costos que tenemos independientemente de las unidades que vendamos. Algunos ejemplos son: el alquiler, computadoras y softwares, servicios de marketing, sueldos en caso de ser fijos, etc.
  • Costos variables: son los costos que van a variar en función de las ventas.
  • Margen de contribución: es el precio de venta menos los costos variables (ambos sin IVA en caso de poder descontarlo). Es lo que queda disponible para cubrir costos fijos y generar utilidad operacional.
  • Ratio de margen de contribución: generalmente se expresa como un porcentaje. Se calcula como la proporción de margen de contribución sobre las ventas totales.

Entonces, ¿cómo calculamos el Punto de Equilibrio?

Hay 2 formas de hacerlo:

PE (unidades) = costos fijos / (precio de venta unitario – costo variable unitario)

PE (en moneda) = costos fijos / ratio de margen de contribución

Donde el ratio de margen de contribución = 1 – (costo variable unitario / precio de venta unitario)

Les dejo un pequeño ejemplo para entender los cálculos:

Una peluquería esta evaluando un nuevo servicio que reportará ingresos de $200 por cliente. El costo fijo anual será de $100.000 y los costos variables son de $100 por cliente. ¿Cuál es el punto de equilibrio para este servicio?.

Siguiendo las formulas anteriores, la cantidad de clientes que usen el servicio para que llegar al equilibrio es:

100.000 / (200 – 100)  = 1.000 servicios

100.000 / (1 – (100 / 200)) = $200.000

El cálculo del Punto de Equilibrio es solo el comienzo. Una vez calculado, deberían analizar si su plan actual es realista o si necesitan subir los precios y/o bajar los costos. ¿Llegaran a vender la cantidad de unidades necesarias para alcanzar el Punto de Equilibrio en el tiempo que desean?

Este análisis debería realizarse antes de comenzar con un negocio para tener claros los riesgos del mismo. Si tienen un negocio en funcionamiento, una práctica saludable es realizar este análisis antes de lanzar un nuevo producto o servicio. De esta forma se podrán evaluar si los beneficios del mismo compensaran los costos de la puesta en marcha.

El Punto de Equilibrio también puede usarse en la planificación diaria de un negocio:

  • Precios: puede ocurrir que los precios de tus productos sean bajos para alcanzar el Punto de Equilibrio en el tiempo deseado. Antes de modificar los precios comparen con competidores para no quedar fuera de mercado.
  • Materiales: investigar si se pueden reducir los costos manteniendo los niveles de calidad.
  • Nuevos productos: antes de lanzar un nuevo producto, tengan en cuenta tanto el nuevo costo variable como el costo fijo.
  • Planificación: cuando saben a cuanto necesitan llegar es más fácil fijar metas a más largo plazo
  • Metas: si saben cuantas unidades tienes que vender para llegar al punto de equilibrio, esto puede actuar como una importante herramienta motivacional.

Todo propietario de un negocio sueña con un punto de equilibrio y lo que viene más allá. La buena noticia es que no tienen que esperar y especular. Usando un análisis de punto de equilibrio, pueden proyectar cuándo y cómo alcanzarlo. SetnRun es la herramienta que puede ayudarlos con esto y mucho más.

¡Es hora de dejar de soñar y empezar a actuar!